Romancing the Brick Wall.

Image

The most formidable brick wall I ever came upon in my life was just five feet, six inches tall, and was absolutely beautiful. But it reduced me to tears, made me reevaluate my entire life and led me to call my father, in a helpless fit, to ask for guidance on how to scale it.

That brick wall was Jai.

   As I said in the lecture, I was always pretty adept at charging through the brick walls in my academic and professional life. I didn’t tell the audience the story about my courtship with my wife because I knew I’d get too emotional. Still, the words I said on stage completely applied to my early days with Jai:

“…The brick walls are there to stop the people who don’t want it badly enough. They’re there to stop the other people.”

The Last Lecture. Randy Pausch. 

Even a brick wants to be something.


-Great architecture is only gonna come from your passion. E
ven that won’t assure you a job.

Louis Kahn died in a mers room in Penn Station… and for days no one claimed the body.

Look at that. Is that beautiful?

The money men did not weep, because the great ones are impossible to deal with.  They’re a pain in the ass. Because they
know that if they do their jobs properly… if they just this once get it right, they can actually lift the human spirit. Take it to a higher place. What is this?

-A brick.

-Good. What else?

-A weapon.

-Louis Kahn said “Even a brick wants to be something.” A brick wants to be something. It aspires. Even a common, ordinary brick wants to be something more than it is. It wants to be something better than it is. That is what we must be.

Una proposición indecente.

Open Up

Nunca fue un genio, ni puñetera falta que le hizo.

“El hombre mediocre es incapaz de usar su imaginación para concebir ideales que le propongan un futuro por el cual luchar. De ahí que se vuelva sumiso a toda rutina, a los prejuicios, a las domesticidades y así se vuelva parte de un rebaño o colectividad, cuyas acciones o motivos no cuestiona, sino que sigue ciegamente. El mediocre es dócil, maleable, ignorante, un ser vegetativo, carente de personalidad, contrario a la perfección, solidario y cómplice de los intereses creados que lo hacen borrego del rebaño social. Vive según las conveniencias y no logra aprender a amar. En su vida acomodaticia se vuelve vil y escéptico, cobarde. Los mediocres no son genios, ni héroes ni santos. Un hombre mediocre no acepta ideas distintas a las que ya ha recibido por tradición (aquí se ve en parte la idea positivista de la época, el hombre como receptor y continuador de la herencia biológica), sin darse cuenta de que justamente las creencias son relativas a quien las cree, pudiendo existir hombres con ideas totalmente contrarias al mismo tiempo. A su vez, el hombre mediocre entra en una lucha contra el idealismo por envidia, intenta opacar desesperadamente toda acción noble, porque sabe que su existencia depende de que el idealista nunca sea reconocido y de que no se ponga por encima de sí.

El hombre mediocre. José Ingenieros

“La mediocridad —la cualidad de quien se encuentra en el medio— define a la mayoría. Es inapelable. Eliminando a los mejores y a los peores, quedamos todos los demás. El vulgar montón.

La mayoría, por lo tanto, es normal. Es común y corriente. Ni alta ni baja. Ni lista ni tonta. El individuo medio es más o menos como todos los demás, excluyendo —claro está— a quienes destacan por arriba o por abajo.

Y al individuo medio, como no podría ser de otro modo, le gustan las cosas que le gustan a la mayoría. Por lo general, cosas normales. Ni demasiado simplonas ni demasiado complejas. Ni demasiado apagadas ni demasiado estridentes. Es cierto que a veces lo mayoritario coincide con lo extraordinario, pero son casos contados que, para bien o para mal, entran dentro de lo probable y lo razonable.

El consumo de cultura, sin ir más lejos, es un buen ejemplo de ello. Salvo excepciones, los bestsellers no suelen caracterizarse por una altura intelectual de vértigo. Tampoco por lo contrario. Habitualmente son productos tan amenos como accesibles. Al alcance de la mayoría y de entidad suficiente como para no resultar anodinos. Los libros más vendidos, las canciones más radiadas… El mercado responde a la demanda del “gran público”, que se caracteriza por su medianía. Por hallarse en el extenso medio. Por coincidir, en cuanto a sus gustos, con casi todos los demás.

Sin embargo, en este juego de apariencias en el que vivimos, a nadie le gusta ser confundido con uno más. Al contrario, todos queremos sobresalir. Distanciarnos en la medida de lo posible de ese tipo tan soso y cargante que es el individuo medio. Y ya que hablamos de cultura, una forma eficaz de hacerlo es dar un par de toques de maquillaje a nuestros intereses y elevarlos así un pelín sobre los de la corriente y moliente masa. Que por algo somos menos iguales que el resto. Llevemos esto al extremo y descubriremos el apasionante mundo imaginario de los gafapastas.”

Manuel de Lorenzo

You’re the next living leader of the world.

This is a pair of Levi’s,
buttons and rivets and pockets and cuffs,

and the thread that holds it together.

When the road gets rough and the sky gets jumpy and the stars start falling on top of your head and the waves start breaking against your legs;
It’s the thread in your seams that’s tied to your dreams.
It’s the sole in your feet that keep the beat;
You’re gonna be great, you’re gonna be great, you’re gonna be great;
You’re gonna find the cure, you’re gonna be famous, you’re gonna be shameless.
Spittin’ seeds in the wind, tap dancing with your shoe laces pinned, to the back
of a bus at the end of the road, at the bottom of the ninth, with a crown on your head

You’re a queen, you’re a king, you’re the solo act in a sold out show at a six story stadium, and you’re proud, you’re a hero! You got a hero’s grip. Swingin’ by a
single stitch. You follow your heart, follow the leader, you’re the leader;
Are you joking, are you breaking, are you shaking? You’re the next living leader of the world. You’re a kid. Holding onto the thread. That holds it together.
This is a pair of Levi’s.

Waiting For Forever.

Dear Emma,

Those two words ‘Dear Emma‘ take me away to another time, when we used to write to each other after my mom and dad died.  I used to tell about my new friends and my new life, and you used to tell about the grand time my dad and mom were having in heaven.

The truth is nothing, what you believe to be truth is everything. And the main thing that I used to believe was that I would be with you forever.

Forever…

The reason it’s taken me so long to write to you is that I’ve seen that I have been a fool. I spent my life fooling myself. Every letter I’ve ever written to you has been a love letter, how could they have been anything else? I can see now that all of them, except this one, were bad love letters, bad love letters beg for love back, good love letters ask for nothing. This, I’m pleased to announce, is my first good love letter to you. Because there is nothing more to you to do, you’ve already done everything. I have enough of you in my head to last forever.

So please, don’t have to worry about me, I’m ‘peachy’, I really am. I have everything. If I had one wish, it would be that your life brings to you a taste of happiness you have brought to me. That you could feel what it’s like to love.

Your friend forever

Will.

  Image

Waiting For Forever.

 

Construirse a sí mismo y construir el mundo.

ImageNo habrá ser humano completo, es decir, que se conozca y se dé a conocer, sin un grado avanzado de posesión de su lengua. Porque el individuo se posee a sí mismo, se conoce, expresando lo que lleva adentro, y esa expresión sólo se cumple por medio del lenguaje.

Hablar es comprender y comprenderse, es construirse a sí mismo y construir el mundo. A medida que se desenvuelve este razonamiento y se advierte esa fuerza extraordinaria del lenguaje en modelar nuestra misma persona, en formarnos, se aprecia la enorme responsabilidad de una sociedad humana que deja al individuo en estado de incultura lingüística. En realidad, el hombre que no conoce su lengua vive pobremente, vive a medias, aún menos. ¿No nos causa pena, a veces, oír hablar de alguien que pugna, en vano, por dar con las palabras, que al querer explicarse,es decir, expresarse, vivirse, ante nosotros, avanza a trompicones, dándose golpazos, de impropiedad en impropiedad, y sólo entrega al final una deforme semejanza de lo que hubiese querido decirnos? Esa persona sufre como una rebaja de su dignidad humana. No nos hiere su deficiencia por varias razones debien hablar, por ausencia de formas bellas, por torpeza técnica, no. Nos duele mucho más adentro, nos duele en lo humano; porque ese hombre denota con sus tanteos, sus empujones a ciegas por las nieblas de su oscura conciencia de la lengua, que no llega a ser completamente, que no sabremos nosotros encontrarlo.

Hay muchos, muchísimos inválidos del habla, hay muchos cojos, mancos, tullidos de la expresión. Una de las mayores penas que conozco es la de encontrarme con un mozo joven, fuerte, ágil, curtido en los ejercicios gimnásticos, dueño de su cuerpo, pero que cuando llega el instante de contar algo, de explicar algo, se transforma de pronto en un baldado espiritual, incapaz de moverse entre sus pensamientos; ser precisamente contrario, en el ejercicio de las potencias de su alma, a lo que es en el uso de las fuerzas de su cuerpo.

Podrán aquí salirme al camino los defensores de lo inefable, con su cuento de que lo más hermoso del alma se expresa sin palabras. No lo sé. Me aconsejo a mí mismo una cierta precaución ante eso de lo inefable. Puede existir lo más hermoso de un alma, sin palabras, acaso. Pero no llegará a tomar forma humana completa, es decir, convivida, consentida, comprendida por los demás.

Pedro Salinas

El hombre se posee en la medida que posee su lengua

Las máquinas pueden memorizar, pero nunca podrán leer.

ImageResumiré: corremos el riesgo de convertirnos en una especie de máquinas. Saber leer y comprender lo que se lee es la única forma de saber analizar y escoger, es la única forma de ser libres. Las máquinas pueden memorizar, pero nunca podrán leer.
—¿Pero qué es eso de leer? —se desesperó Glaster.
— No lo sé exactamente —admitió Flecha—. Debía de ser una cosa medio mágica que ayudaba a comprender mejor el mundo. Se supone que leyendo podías imaginar al otro, a cualquiera que no fueras tú, y eso causaba algún tipo de placer. Imaginarte que podrías ser otro.
—Pero eso ya pasa en las filmvivencias —dijo Miguel.
—No, en las filmvivencias crees que eres otro, no lo imaginas como ocurría con los libros, que eran una especie de cajas que se tenía en las manos cuando se leía. Al leer, de pronto, cuando la magia se producía, dejabas de ver las páginas del tocho, y lo que veías era lo que estaban contando las letras impresas.”

Martín Casariego Córdoba Por el camino de Ulectra

No serán sólo aquello que perdimos.

A Miguel y su niñez por cumplir
La realidad de los destinos imaginados con la misma inmediatez con la que nos separamos de la infancia. Cuando los cuadros de las rayuelas se movían hacia nuestros pies sin que nos diéramos cuenta. Acercarse a los miedos y sentarse en una silla ante la montaña. Una dificultad similar a la que encontraban en la antigüedad los dibujantes de mapas. Espérame en las huellas que dejarás en el futuro. En ese futuro los sueños no serán sólo aquello que perdimos. Soñar. Soñar el primer abrazo del soldado a su hijo cuando ha terminado la guerra.

Julio Mas Alcaraz